Un política divide a las personas en dos grupos: en primer lugar, instrumentos; en segundo, enemigos

Friedrich Nietzsche (1844-1900) Filósofo alemán

 

jaimelopezA nadie debe sorprender que los jefes de las policías municipales de Zamora y Ecuandureo hayan sido detenidos, acusados de hechos delictivos por la Procuraduría General de Justicia, ni que los efectivos policiacos de Purépero haya detenido a un joven para, presuntamente, entregarlo al crimen organizado.

En todo caso, lo que debiera sorprender es que no haya más policías municipales y jefes de éstos en la cárcel, si es de sobra conocido que la generalidad en los municipios michoacanos, al menos desde hace unos quince años, es que estén vinculados a los grupos delincuenciales o que de plano formen parte de ellos.

Y no debe sorprender, porque pese a los evidentes esfuerzos que para propiciar una limpia en las corporaciones policiacas municipales, ha hecho Silvano Aureoles, está claro que han sido notoriamente insuficientes y que, por ende, dista un enorme trecho suponer que hoy hay nuevos y mejores policías en la mayor parte de los municipios.

Acaso con un perfil un tanto más bajo, pero los grupos del crimen organizado siguen imponiendo a los jefes policiacos y a los mismos efectivos, o al menos los someten a sus instrucciones. Los alcaldes son convidados de piedra en materia de “seguridad” pública en sus mismas demarcaciones, y en no pocos casos, ellos mismos igualmente son impuestos por los mafiosos.

Aureoles se ha comprometido a terminar con ese fenómeno. No tengo dudas de su empeño en ese sentido, pero tampoco que, al menos hasta ahora, no han cambiado mayormente las cosas en casi ningún municipio. Cierto, es un panorama que se arrastra desde hace más de una década, que sentó sus reales cuando Lázaro Cárdenas Batel cobró como gobernador –digo, porque si no precisamente “gobernó”, queda claro que sí cobró por fungir como tal-, y que por tanto puede llevar mucho tiempo recomponer.

Es de esperarse una sanción verdaderamente ejemplar para los malos jefes y efectivos policiacos detenidos, claro, si se les comprueban las acusaciones, a fin de enviar una señal de que, en verdad, hay la voluntad para terminar con esa lacra de supuestos servidores públicos, que en realidad están al servicio de los delincuentes, llamados policías municipales. Veremos de qué dimensión son las sanciones.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. twitter@jaimelopezmtz