logo3

leopoldogonzalesquintanaLa singularidad de ser, de pensar, de vivir, de actuar, de ver el mundo y de moverse en las distintas etapas de su existencia según su propio canon (¡siempre su propio canon!), fue lo que hizo de María Félix (1914-2002) una mujer singularmente única y una figura excepcional del cine y la cultura en México.

El tema viene a colación porque está a punto de publicarse un nuevo libro, escrito por Domingo López Dávila, sobre la mujer de Álamos, Sonora, en el que aborda aspectos conocidos y facetas desconocidas de la diva de México.

Si los modelos se construyen desde adentro y están hechos cuando han logrado caracterizar un estilo, es obra de sí mismos su realización sobre un tiempo y un espacio cultural determinados. Pese a los múltiples personajes que encarnó, María Félix no deja de ser una presencia inquietante entre nosotros: luna solar, solitaria llama de un país que rinde culto al fuego, enigmática sombra de una cultura ensimismada, laberinto de luz en espiral y, casi siempre, encantador signo de interrogación frente al espejo de los días.    

Sólo tiene un sentido profundo del desafío quien va de la nada a todas partes en busca de su destino. Pero el destino de cada quien es caprichoso e impredecible: juega al azar sobre la espesa maleza de la vida, sin más finalidad que alimentar la búsqueda, pues a veces lo mejor no es encontrar sino seguir buscando.    

La voluntad del ser humano se tensa y fortalece en el combate por una ración de mundo: el mundo del instante y el del lugar que cada uno logra poner al alcance de la mano para vivirlo en plenitud. Ese combate casi siempre comienza en nuestro interior, en los años de ida de la primera juventud, con nuestra propia sombra. En María Félix ese combate inició en la temprana hora de su necesidad de trascender y tuvo su final cuando sus ojos radiantes se apagaron para siempre.

La María Félix que ella creía y quería ser, se encontró con su alter ego en el momento en que percibió un llamado interior convocándola a desdoblar su ser, a identificar la suya con la energía de cada uno de sus personajes y a volver a su interior, reconstituida y plena, luego de la faena de intentar ser ella misma desde la piel, la entraña y el corazón del otro. Por esto, puede decirse que descubrió las claves de su ser en el cine, halló la razón de su libertad en el intento de ir más allá de su circunstancia original y encontró el secreto de su expansión en la fuerza y singularidad de los personajes que encarnó.

Si sería inconcebible una María Félix sin los plomos derretidos de la belleza y el carácter, no podríamos imaginar a Doña Bárbara sin casta, a Juana Gallo sin agallas, a La Cucaracha sin ser mujer de armas tomar, a la Mujer sin alma vencida ante los vacíos interiores de su drama o a La Generala negándose a ser el dolor encarnado de su propia historia. La diva de México fue y vino por las torturas interiores y el ser en penumbras de sus distintos personajes, con la naturalidad y la fuerza de convicción de quien escribe una historia –más que personal- íntima.

La mujer que fue forjando su propia leyenda hasta fundirse con ella, supo propiciar las condiciones necesarias a su estilo para llegar a ser quien fue. Modelo y azar crearon el campo de realización de la persona en sus personajes y de los personajes en la persona, al grado de anular las fronteras entre ficción y realidad y brindarnos la imagen de una mujer que se construyó una ración de mundo, un mito y un personaje a la altura de sus sueños.

Si el ser humano es un sueño que no cesa de soñarse mientras es y en busca de una oportunidad de realización en la fascinante trama de la vida, ya podemos hacer nuestro –una vez más- el Paraíso. El sueño es la única salida vital de la cárcel del ser, poblada de espectros, de enigmas y fantasmas, y María Félix encontró una de las llaves de la puerta de acceso a esa especie de autoliberación espiritual.

Una mujer como ella puede ser una criatura intimidante e indomable para cualquier hombre; una primera actriz con altanería, a punto de ir a su papel estelar en el escenario, no resulta fácil de guiar por los sinuosos caminos de la actuación y el arte dramático; una estrella de cine, si es y se sabe poseída por el arrebato interior de una singular belleza salvaje, puede ser la musa inspiradora del verso de R. M. Rilke: “Todo ángel es terrible”, o disponerse a representar la dramaturgia de su vida en la comedia y el drama de sus personajes; una diva, si ha conquistado la cumbre desde la nada y la carencia de absoluto que abraza la vida de los seres, puede ya dedicarse a vivir para el imaginario cultural que la ha transformado en mito y leyenda: es decir, es todavía y no es ya de este mundo, porque a veces la eternidad comienza aquí y ahora.        

Lo mejor que esta mujer dio al cine mexicano fue ella misma: un modelo que rompió y superó sus propias limitaciones y de su época, que moldeó en su provecho las circunstancias que encontró ya hechas y fijó el paradigma de la mujer bravía, rebelde, de armas y hombres tomar, en un país que tenía lo masculino como eje y centro de su mentalidad e infraestructura cultural.

La huella deslumbrante de gracia y talento que desplegó en cada una de sus películas, en las que fundió su alma a la de sus personajes y fortaleció el lado femenino de nuestro cine, la sitúan como figura cumbre de la época de oro del cine mexicano.

Otro aporte de María Félix fue haber reunido los atributos suficientes para cumplir las funciones de símbolo, en un país que en los cuarenta del siglo XX revivía el viejo conflicto entre tradición y modernidad. Por ello, en el cine puede rastrearse una de las claves semióticas para intentar comprender la historia de México.

María Félix constituye una prolongación pero también una crítica de nuestra cultura: mientras el país permanece aún cabizbajo y en busca de lo que todavía tienen que decirnos las bocas de su pasado, ella abrió para México una senda de aproximación al mundo y de diálogo con la modernidad.

Más allá de lo que aporta el libro que viene, y a pesar de lo que ya se sabe, se ha dicho y escrito sobre María Félix, ella y su personaje siguen siendo un enigma a descifrar. Será obra de investigación, de paciencia y tiempo descubrir su verdad más profunda.

la foto

ciento

CULTURA

Tradición, color y arte en la exposición de Resistencia

Tradición, color y arte en la exposición de Resistencia

Como parte de la oferta cultural en línea y de las visitas guiadas que se realizarán todos los lunes a mediodía, se encuentra disponible Resistencia, una exposición que evoca lo...

Leer mas

Lanzan plataforma de arte y cultura para quedarse en casa

Lanzan plataforma de arte y cultura para quedarse en casa

El Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Cultura lanzó este lunes la plataforma digital de entretenimiento para niños y niñas Club Chanani, con el objetivo de fomentar...

Leer mas

En Clavijero, visita guiada a la muestra “Origen y destino”

En Clavijero, visita guiada a la muestra “Origen y destino”

El Centro Cultural Clavijero (CCC), ofreció la visita guiada en línea de “Origen y destino”, exposición individual del artista multimedia Gerardo Suter, quien, a través de microrrelatos, genera una visión...

Leer mas

Música, baile y video se conjugan en Femininjas

Música, baile y video se conjugan en Femininjas

La Secretaría de Cultura de Michoacán mantiene sus actividades de forma virtual, en esta ocasión con la presentación de la obra de teatro Feminijas, de la compañía “La Luciérnaga Teatro”...

Leer mas

Buscador

MINUTO A MINUTO

Read bokies review by artbetting.net
The Betst Bokies Romenia Bonus bet365 here.
Download Full Premium themes
Склад за дървен материал - Прочети тук.