logo3

ERIK AVILES

 

A diferencia de otros años, el Día del Maestro muchos docentes no recibieron una manzana en el escritorio, regalos, flores, cartas, desayunos, rifas o comidas que se organizaban en su honor, tributos de genuino reconocimiento y gratitud, provenientes de padres de familia, de alumnos, exalumnos y de la ciudadanía.

Muchas muestras de afecto se hicieron llegar por vía virtual, lo cual en cierta forma es una injusticia, porque sí que son reales las horas de su existencia que dedican a velar por el aprendizaje de las nuevas generaciones, con las redobladas dificultades que impusieron el confinamiento, la pobreza y el abandono institucional.

Reconocer a los maestros es una de las grandes deudas sociales que deberán ser solventadas al regreso presencial a clases.

Por fortuna, en esta ocasión no tendrán que escuchar los letánicos pronunciamientos ideológicos de siempre, provenientes de políticos y líderes sindicales afanados en congraciarse con el gremio, con sus alocuciones llenas de lugares comunes e inaceptablemente faltos de compromiso ante las reivindicaciones históricas pendientes con el magisterio.

Son comprensibles las emociones y pasiones que despiertan los maestros, tanto la gratitud de muchos como la ambición de unos cuantos. Los maestros marcan vidas, desenvuelven vocaciones, forjan caracteres, abren universos insospechados y lideran a la sociedad rumbo a su evolución.

Hoy no queda la menor duda: de no ser por el esfuerzo extraordinario de los maestros, este ciclo escolar estaría completamente perdido desde el 13 de marzo y sin posibilidad alguna de recuperación hasta que hubiese condiciones y recursos para garantizar la salud y el derecho a aprender de todos para regresar a clases.

Gracias a la flexibilidad, adaptación y generosidad del magisterio es que se ha podido implementar parcialmente la estrategia denominada Nueva Escuela Mexicana en Línea, porque en absoluto la parte patronal ha provisto lo necesario para que los maestros hagan su labor, mandatada por la ley.

Al respecto, la normatividad para los trabajadores de la educación pública se establece en el Apartado “B” del 123 constitucional, reglamentada por la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, la cual en su Artículo 43, Fracción V, menciona que el patrón debe “proporcionar a los trabajadores los útiles, instrumentos y materiales necesarios para ejecutar el trabajo convenido”, lo cual es flagrantemente incumplido en las escuelas multigrado, rurales, indígenas o en cinturones de pobreza urbana.

En lo que corresponde a los trabajadores de las escuelas privadas, quienes se rigen por el Apartado “A” del Artículo 123, la Ley Federal del Trabajo señala en su Artículo 132 Fracción III que el patrón debe “proporcionar oportunamente a los trabajadores los útiles, instrumentos y materiales necesarios para la ejecución del trabajo, debiendo darlos de buena calidad, en buen estado y reponerlos tan luego como dejen de ser eficientes, siempre que aquéllos no se hayan comprometido a usar herramienta propia”.

Es decir, para el magisterio, la provisión de materiales, útiles e instrumentos se incumple en prácticamente todas las escuelas, tanto públicas como privadas. Para cumplir la ley se requeriría que a toda la plantilla docente se les dotara de equipos de cómputo, conexión a Internet, equipo de oficina, programas de computadora y cuentas de usuario en plataformas educativas, bibliografía y consumibles, por decir lo mínimo. Entonces, al poner de su bolsa todo lo anterior, los maestros no solo son los primeros garantes del derecho a aprender, sino que también son los primeros auspiciadores de la educación.

Más aún, muchos maestros no están capacitados para la digitalización del sistema educativo. Ni siquiera hay información pública precisa y reciente al respecto. Pero esto tiene que ver con dos factores: la formación inicial y la formación continua. La inicial proviene de las escuelas normales, lo que lleva a señalar que a nivel nacional no se ha fortalecido desde los planes y programas de estudio, mucho menos en el seguimiento de la enseñanza del empleo de las TIC para el aprendizaje, quedando en manos de la SEP realizar las modificaciones curriculares respectivas.

En cuanto a la formación continua respecta, hay dos vías: la primera, que desde la ley no se requisita para contratar profesores que ellos deban dominar el uso de las TIC para la educación. Entonces, al ahora requerirse de manera contingente el uso de las TIC, quienes están totalmente obligados a capacitar a la plantilla docente nacional son las partes patronales, tanto para las escuelas públicas como privadas, mientras que, los trabajadores de la educación deberán asistir a los cursos, en los términos estipulados por la ley.

Mientras que en las escuelas privadas ha sido heterogénea la solución al respecto, en la educación pública se está capacitando a los docentes y personal directivo a través de los seminarios de Google para la Educación, con avances y resultados aún por comprobarse.

Para dimensionar quiénes son los maestros y qué papel han tenido que desempeñar durante la jornada de confinamiento, es preciso señalar algunas situaciones sin precedente que han enfrentado. Veamos:

Fueron los maestros los últimos en salir de las aulas, en plena escalada de la pandemia. También fueron ellos quienes regresaron a abrir las escuelas para entregar los libros olvidados, para distribuir cuadernillos, para tener reuniones informativas con los padres de familia, entre otras tareas.

También, cuando se apruebe el regreso presencial a clases, serán los maestros los primeros en apersonarse en las escuelas, con la incertidumbre de exponerse a un posible contagio.

Son los maestros quienes están realizando un esfuerzo heroico por combatir la enorme desinformación que ha campeado en las comunidades, especialmente al Oriente de Michoacán, donde vivales sin escrúpulos se han aprovechado de la credulidad de la gente para decirles que las jornadas de sanitización son más bien para infectar con COVID-19 a los lugareños, así como que la colocación de pastillas de cloro en el agua potable es realizada con fines de difundir más la pandemia. Ejercen su reputación como apóstoles de la ciencia y del saber humano frontalmente ante los chismes, ideologías e intereses de seudolíderes locales.

Fueron los maestros quienes rompieron con la privacidad de sus hogares y experimentaron con toda clase de aplicaciones en línea para comunicarse con los estudiantes, desde las más populares hasta las más especializadas. No vacilaron en emplear mensajes de texto, llamadas por celular, mensajes de voz, videos, correos electrónicos, Whatsapp, Instagram, Telegram, Facebook, blogs, Twitter, Google para la Educación, incluyendo Google Classrooms, Youtube y hasta aplicaciones más lúdicas como TikTok y Snapchat.

Fueron los docentes quienes se atrevieron a competir frontalmente con influencers, youtubers y tiktokers por tener la atención de los estudiantes e hicieron un esfuerzo encomiable para presentar de manera ingeniosa, creativa y didáctica los contenidos a aprender.

Son los maestros quienes prudentemente no se han movilizado ni han boicoteado las medidas de la Nueva Escuela Mexicana en Línea para protestar por las medidas unilaterales tomadas por el gobierno, por los pagos incompletos y a destiempo, ni por las precarias condiciones laborales, a pesar de que el malestar docente existe y es fácilmente palpable en las ingentes inconformidades expresadas en las redes sociales.

Son los maestros quienes con sus propios recursos y desafiando la prudencia acuden hasta las comunidades donde se encuentran los planteles escolares para repartir tareas, para elaborar listas de números de celulares, para pagar anuncios en el perifoneo y poder contactar a todos los estudiantes bajo su cuidado.

Son las maestras y los maestros quienes en sus hogares combinan todos los roles a los que se hace mención en este artículo, ya que atienden a los estudiantes bajo su encargo, para posteriormente realizar labores domésticas y también guiar el aprendizaje de los propios hijos, todo bajo el mismo techo, con las mismas condiciones socioeconómicas y sin contar con apoyos institucionales de ninguna índole, ni para maestros, ni para padres de familia ni para hijos.

Son los maestros quienes están recibiendo las principales evidencias de la situación socioemocional que guardan las niñas, niños, adolescentes y jóvenes durante este confinamiento, quienes conocen de entre sus alumnos quién está logrando realizar actividades en pro del aprendizaje y quién no tiene las condiciones para tales efectos.

Fueron los maestros en algunas escuelas de modalidad de sostenimiento privada quienes afrontaron las inconformidades de padres de familia quienes consideraban innecesario pagar por clases presenciales no recibidas, así como estimaban prescindible la figura del maestro. No solamente debieron informar y concientizar, sino que en ciertos casos incluso tuvieron que hacer labor de recaudación de colegiaturas y pagos pendientes para poder completar sus salarios.

Por lo anterior, es claro que la figura del maestro no solamente persistirá en la denominada nueva normalidad, sino que ha recibido una renovada legitimación y apreciación social de su labor.

Por ello, hubiéramos esperado que el gobierno cumpliese lo que la ley le mandata, así como su palabra y por primera ocasión en el año, todos los maestros hubiesen recibido su salario conforme lo estipula la ley, el día 15. Sin embargo, es prácticamente un hecho que no sucederá así. Hay maestros que cobran bajo contrato, con denominaciones eufemísticas como asesor externo, como les sucede a los del Programa Nacional de Inglés para Educación Básica, quienes han exhibido que durante 2020 no se les ha pagado su salario ya devengado, ni tampoco se les ha brindado estabilidad laboral. Hay promesas de funcionarios, pero se antoja difícil que se consoliden las soluciones de un día para otro si no hay verdadera voluntad política.

Esperemos se haga un esfuerzo significativo y basado en evidencias para lograr transformar la realidad que se nos presenta y construir un mejor sistema educativo, cimentado en mejores condiciones para las niñas, niños, adolescentes y jóvenes, los maestros, personal de asistencia y apoyo a la educación y las familias.

Cuando la transformación se haga ley, cuando sobre acciones aisladas se construya política pública, integral, universal y cotidiana podremos hablar ahora sí del imperio de una normalidad en la cual a los actores clave del sistema educativo se les reconoce apoyándolos, dotándoles de libertades y recursos para ejercer a plenitud sus derechos y vocaciones respectivamente, especialmente a los maestros, por ser los primeros garantes del derecho a aprender de los ciudadanos del mañana.

Sus comentarios son bienvenidos en Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. y en Twitter en @Erik_Aviles

ERIK AVILES

El Día Internacional del Trabajo es una conmemoración global por aquellos trabajadores quienes ofrendaron su vida y su sangre por la consecución de mejores condiciones laborales. También, es una jornada para visibilizar las urgentes y necesarias reivindicaciones en torno a los derechos laborales aún no reconocidos ni vivientes.

Dentro del ámbito gremial, un sector prioritario y estratégico para el país es el magisterial, por tratarse de quienes defienden el derecho a aprender de los estudiantes mexicanos, guiando su aprendizaje y desarrollo integral. Inaceptablemente, aún existe un amplio grupo de trabajadores de la educación que han tenido que trabajar en condiciones precarizadas respecto a sus pares que cuentan con plaza de base. Se trata de los maestros del Programa Nacional de Inglés para Educación Básica (PRONI).

El PRONI es un programa dependiente de la Secretaría de Educación Pública, por lo tanto, tiene un presupuesto federal, cuenta con reglas de operación y un convenio-marco que se emiten anualmente. A pesar de que el presupuesto federal es aprobado cada año fiscal, tal como se encuentra establecido en las normas de operación en su apartado 3.4 características de los apoyos (tipo y monto), así como en el convenio marco celebrado entre el Gobierno Federal por conducto de la Secretaría de Educación Pública SEP con los gobiernos estatales, los maestros solo reciben un contrato temporal, donde se les liquidan exclusivamente los meses trabajados, no cuentan con prestaciones, bonos, prima vacacional, seguridad social, ni otras prestaciones que la ley define como obligatorias.

El problema es de carácter federal. Proviene de un vicio de origen, el diseño incompleto de política pública, que contempló recursos para trabajadores por contrato, pero no para basificados. Han pasado ya tres administraciones federales, sin que se haya construido una solución integral para su situación. La magnitud del vacío generado es alta, porque de acuerdo con las propias cifras de los maestros del PRONI, hay más de 30 mil docentes de inglés que se encuentran en la misma situación. En Michoacán son 179 profesores, los cuales atienden 146 escuelas bajo contrato temporal, sin prestaciones y sin estabilidad laboral desde hace aproximadamente once años. Eufemísticamente, para evadir responsabilidades patronales se les considera “asesores externos especializados”, en lugar de denominarles como lo que son: maestros de los hijos de los mexicanos.

Para algunos maestros han pasado ya una decena de primeros de mayo sin que haya habido mejoras en su situación laboral. Además de pagar materiales y consumibles de su salario, las capacitaciones, formación continua y las certificaciones que se requieren para demostrar y ejercer dominio del idioma inglés, los maestros están trabajando desde casa con los estudiantes a su encargo, sumándose a la estrategia en línea. Por supuesto, con sus propios recursos.

La situación les ha generado estrés, ansiedad, precariedad en su estilo de vida e incluso rotación laboral, ya que, ante la desesperación por la situación, muchos han optado por buscar mejores opciones laborales, perdiéndose la experiencia y vocación de los docentes y exponiendo a los estudiantes a la curva de aprendizaje de los recién contratados. En diversas ocasiones no iniciaron a laborar desde el inicio del ciclo escolar, ni tampoco en el mes de enero, sino hasta que sus pagos fueron autorizados y radicados en las secretarías de finanzas de sus entidades respectivas.

En Michoacán, actualmente no les han depositado lo correspondiente de enero a la fecha, a pesar de haberles pedido por adelantado las facturas fiscales correspondientes a cada mes que comprende el contrato laboral. Más aún, de manera abusiva, la parte patronal les ha hecho firmar un documento en el que señalan estar de acuerdo en que los depósitos no serían quincenales ni mensuales, sino en cuanto hubiera la disponibilidad del recurso. Signar lo anterior fue una condición insalvable para permitirles firmar los contratos de enero a marzo y de abril a junio del presente año. Por supuesto, el proceso de federalización de la nómina magisterial michoacana no parece haberlos incluido, ni les ha hecho justicia hasta el momento.

Más aún, lamentablemente, los sindicatos han hecho un flaco favor en la enorme mayoría de los casos, ya que siempre han intentado pedirles algo a cambio, en lugar de apoyarles como trabajadores de la educación que son.

Entonces, la ruta que han emprendido es la de la gestoría, la de ir a solicitar apoyo a los actores gubernamentales. Por ejemplo, el pasado 13 de noviembre acudieron a la Ciudad de México para buscar ser escuchados en diferentes dependencias federales, exponer sus necesidades y buscar la manera de mejorar su situación laboral. Acudieron a Palacio Nacional, s la SEP y a la Cámara de Senadores, entre otras dependencias, sin lograr resultado alguno. Se han reunido con diputados, senadores, el titular de la SEP, gobernadores, le han entregado documentos al presidente de México, sin contar a la fecha con respuesta positiva.

La solución ha sido parcial y a cuentagotas, con base en el poder de gestión de los maestros PRONI en cada entidad federativa. Ha sido mediante organización, movilización y negociaciones locales como han avanzado en el proceso de exigencia y defensa de sus derechos laborales. Por ejemplo, en Tamaulipas, ya lograron que el Gobernador de ese estado basificara a los maestros del PRONI.

Hoy es otro primero de mayo sin justicia para los maestros del PRONI. Es evidente que falta la voluntad política para hacer valer su derecho a la estabilidad laboral después de once años de estar sujetos a contratos temporales que los han soslayado de contar con plaza de base, prestaciones de ley, servicio médico del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), una homologación salarial, ya que muchos perciben apenas 72 pesos por hora de clase impartida, prima vacacional y aguinaldo.

No es una cuestión meramente gremialista, sino que esta reivindicación pendiente está estrechamente ligada con el derecho a aprender de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes en México. Mucho se ha estudiado y parece haber un consenso sobre la importancia de aprender una segunda lengua adicional a la materna. Más bien, la cuestión estriba en lograr condiciones de igualdad para los maestros del PRONI respecto a los demás trabajadores de la educación, para que se respete aquella máxima en materia de legislación laboral que señala que “a trabajo igual, salario igual”, pero también, para que la enseñanza del inglés se equipare en condiciones al de las demás asignaturas del plan de estudios en educación básica y por consecuencia, en resultados en el aprendizaje.

Por ello, además del reconocimiento como maestro y la homologación respectiva, aún queda pendiente una segunda etapa, que puede ser tanto o más tortuosa que la ya vivida: lograr que los maestros del PRONI sean tratados con igualdad por sus pares en las comunidades de aprendizaje, en las reuniones con los padres de familia y en los Consejos Técnicos Escolares. Asimismo, implicaría que sean dotados de un currículo de excelencia, de horas efectivas de clase, de materiales y equipo dignos, lo cual implicaría que el aprendizaje del inglés sea considerado dentro del plan de estudios obligatorio y aparezca en la boleta de calificaciones, para que tenga consistencia el haber definido en el perfil de egreso de educación básica que los estudiantes deberían de poseer herramientas comunicativas en el idioma inglés.

En una tercera etapa, se requeriría, como lo indica el estudio Sorry (2015) de Mexicanos Primero, que los estudiantes mexicanos, desde tercer año de prescolar hasta finalizar la secundaria hayan acumulado un total de entre mil 060 y mil 900 horas de clases de inglés, para lo cual se deberá de planificar, programar y presupuestar suficientemente los recursos necesarios para responder a lo discursado.

La solución está en manos del ejecutivo federal, mediante la modificación de las reglas de operación a nivel nacional o de la expedición de un decreto. Parcialmente, los gobiernos estatales podrían también hacer por reconocer su antigüedad y basificarlos con plaza estatal. En ello consiste lograr superar las etapas mencionadas de la serie de reivindicaciones pendientes con los maestros del PRONI y, por ende, con el derecho a aprender una segunda lengua de los estudiantes mexicanos. Por principio de cuentas, si realmente se pretende alcanzar una auténtica transformación educativa bien se haría en garantizar estabilidad laboral y buenas condiciones de trabajo a todos los maestros, primeros garantes del derecho a aprender de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes en México.

Sus comentarios son bienvenidos en Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. y en Twitter en @Erik_Aviles

ERIK AVILES

Pasó una semana más, sin que las autoridades educativas federales y locales, así como la hacendaria federal y la de administración y finanzas de Michoacán cumplan con la obligación contraída recíprocamente y ante la sociedad de brindar la información necesaria acerca del “convenio de coordinación para establecer el mecanismo de pago de nómina de los trabajadores del sector educativo al servicio del estado de Michoacán de Ocampo”, para que todos conozcan sus alcances, deslindes y acotamientos, así como el impacto de las medidas anunciadas, estableciendo a la vez los pasos necesarios para su implementación. La muy amarga experiencia en cuanto a rendición de cuentas que colectivamente deja esta etapa es muy digna de tenerse en consideración para definir la actitud que deberá de asumir la ciudadanía ante el gobierno, desde este momento y para los próximos años.

Leer más...

ERIK AVILES

El magisterio michoacano se encuentra ante una oscura y sinuosa encrucijada para ejercer su vocación docente a plenitud, ya que actualmente la gran mayoría de los trabajadores de la educación en la entidad no cuentan efectivamente en su centro de trabajo con las mínimas condiciones laborales estipuladas en la normatividad vigente en la materia, ni tampoco existe una representación sindical o gremial que les respalde y permita hacer valer por las vías legales sus derechos. Los cauces se han estrechado a su mínima expresión y pareciera ser que todas las salidas posibles que se les presentan a sus necesidades son corruptas, ilegítimas o indignas.

Leer más...

ERIK AVILES

El actual régimen político federal emprendió una ruta de reforma legal para el sistema educativo mexicano, que implicó modificar los artículos 3°, 31 y 73 constitucionales, así como elaboración y respectiva aprobación de legislación secundaria en la materia. En ineludible consecuencia, el sendero legislativo apunta ahora hacia superar la aduana que constituye la armonización de las leyes estatales de educación. Para tales efectos, en días pasados se realizó un foro de carácter nacional donde se expuso la iniciativa de impulsar una "ley marco" para su presentación y en su caso, aprobación en los congresos estatales.

Leer más...

Página 1 de 19

la foto

ciento

CULTURA

Charla sobre Alice Guy, la primera en hacer del cine una historia

Charla sobre Alice Guy, la primera en hacer del cine una historia

Primera persona en hacer dramaturgia cinematográfica en el mundo, Alice Guy es el personaje central de “Cámara y acción” de esta semana, que habla sobre la vida y obra de...

Leer mas

Aquí hay poesía, en redes sociales

Aquí hay poesía, en redes sociales

Una entrevista con la escritora Cristina Bello es la que se ofrece en “Aquí hay poesía”, iniciativa que la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum), pone a consideración del público...

Leer mas

Estrenan cápsula sobre Francisco de Goya

Estrenan cápsula sobre Francisco de Goya

Una invitación para revisar más detalladamente la obra del pintor Francisco de Goya y Lucientes, gran personaje de la historia del arte, brinda la Secretaría de Cultura de Michoacán en...

Leer mas

Conoce el Museo del Estado desde casa

Conoce el Museo del Estado desde casa

Colecciones de arqueología, historia y etnología, integran el acervo del Museo del Estado, que se puede conocer a través de las redes sociales de la Secretaría de Cultura de Michoacán...

Leer mas

Buscador

MINUTO A MINUTO

Read bokies review by artbetting.net
The Betst Bokies Romenia Bonus bet365 here.
Download Full Premium themes
Склад за дървен материал - Прочети тук.