I. MARTINEZ

 

Muchas veces he escrito que debemos tener mucho cuidado con los contenidos que nuestros hijos, familia y amigos leen en internet, hoy quiero compartirle, con algunos añadidos algo que vale la pena si usted lo considera posible también lo distribuya, sé que a muchas y muchos les parecerá incluso una utopía o hasta un pequeño cuento de algo que se fue:

“Crecí comiendo la comida que mi mamá podía colocar en la mesa, siempre respeté a mis padres y sigo respetándolos hasta ahora, también crecí respetando a las personas mayores, a la marina y al ejército, bueno hasta respetaba la investidura presidencial. Tuve televisión con 2 canales, era sobrino del tío Gamboín (solía enviarle dibujos que pasaban a nivel nacional en el canal cinco), juntos con en familia solíamos ver televisión y no se lo podía mover para que no se dañara, era mamá o papá quienes supervisaban los contenidos que veía en televisión. Antes de salir para ir a la escuela tenía que lustrar mis zapatos, arreglaba mi cama, ayudaba a poner la mesa y aunque lo odiaba cuando me correspondía tenía que lavar los trastos utilizados en la comida, también me podía tocar barrer o trapear mi casa. Entonaba el Himno Nacional en la escuela, respetaba a mis Maestros que nunca faltaban por cierto a clase, bebía agua de la llave o de una manguera, cuando había posibilidad también bebía agua de los ríos o arroyos , andaba descalzo o con calzados deportivos comunes y baratos, nunca tuve ropas de marca, no tuve celular, me sabía los números de teléfonos de casa y de las casas de mis amigos, no tuve ni tablet y mucho menos computadora, para hacer las tareas las hacía con mis papás y si había que investigar me tocaba ir a la biblioteca de la ciudad. Al ayudar a mi mamá y mi papa en las tareas de la casa no era considerado "explotación infantil". Tenía horario establecido para dormir. Era de los niños que creían en los “Reyes Magos” incluso juró que un día vi como el elefante de uno de los reyes magos entró en la sala de mi casa! Cuando en un examen me calificaban con notas altas, no ganaba regalos porque no había hecho más que cumplir con mi obligación. Cuando me calificaban con notas bajas, recibía castigo. Sabía que sí a otros niños que se portaran mal sus papás les pegaban y eso era apenas una corrección, no un caso de "violencia infantil", por cierto mis papás nunca me pegaron, sí me levantaron la voz o con una mirada entendía lo que se debe y lo que no se debe hacer. Agradezco hoy en día esas correcciones y disciplinas de mis papás y maestros. Valdría la pena, menos consentimiento y MÁS DISCIPLINA para esta generación!!!! Es eso lo que el mundo y los niños están necesitando! Orden, Respeto, Disciplina, Bondad, Educación, Obediencia y Amor, por un mundo donde no haya sólo derechos para los niños y adolescentes. Que también haya Deberes y Obligaciones para todos ellos.

Si usted también se siente parte de esa camada de seres humanos, que no sufrió ningún tipo de trauma, comparta para demostrar que estamos vivos, que estamos bien y que formamos parte de esta sociedad donde los valores se están deteriorando.